Convenciones de Armas: Químicas y Biológicas*

elemntbio

Convención de Armas Químicas (CAQ)Convención de Armas Biológicas (CAB)PUBLICACIONES

opaqportada1Mediante Decreto Supremo N°364 del 13 de marzo de 1997, la Dirección General de Movilización Nacional (DGMN), organismo dependiente del Ministerio de Defensa Nacional, fue designada Autoridad Nacional de Chile para la Convención de Armas Químicas (CAQ). La DGMN es el organismo de contacto permanente con la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), con sede en La Haya, Holanda, y los demás Estados Partes de la CAQ y es el organismo encargado de hacer cumplir las disposiciones establecidas en la Convención dentro del territorio nacional o bajo su jurisdicción.
La Autoridad Nacional cuenta con un departamento técnico conformado por profesionales especializados en la materia.

Funciones Específicas
  • Inscribir y registrar a todas las empresas, industrias, complejos industriales, centros de investigación, etc., denominadas Instalaciones, cuyas actividades están relacionadas con sustancias químicas que, conforme a la Convención, deben ser controladas, fiscalizadas y declaradas.
  • Tramitar las solicitudes de transferencias (importaciones y exportaciones) de sustancias químicas controladas.
  • Informar a la OPAQ de las actividades relacionadas con las transferencias de sustancias químicas controladas.
  • Procesar y comprobar la información declarada por los usuarios, confeccionar y entregar a la OPAQ la Declaración Anual del país correspondiente a las Actividades Pasadas (realizadas durante el año anterior) referida a producción, uso y transferencias y de las Actividades Previstas a realizar durante el año siguiente.
  • Realizar inspecciones in situ a las instalaciones relacionadas con las actividades sujetas a ser controladas y fiscalizadas según la Convención.
  • Preparar las inspecciones in situ de la OPAQ a instalaciones nacionales, conforme a las disposiciones del ART. VI y al Anexo de Verificación de la CAQ y adoptar las medidas del caso para que dichas inspecciones se efectúan conforme al protocolo establecido en la Convención.

Normativa Legal
  • Convención de Armas Químicas firmada por Chile el 14 de enero de 1993 y ratificada el 12 de julio de 1996.
  • Decreto Supremo N° 1.764 de 2 de diciembre de 1996 que promulga la CAQ como Ley de la República y su publicación el Diario Oficial N° 35.713 del 11 de marzo de 1997.
  • Decreto Supremo D/S N° 364 del 13 de marzo de 1997 que designa a la DGMN como Autoridad Nacional y publicado en el Diario Oficial el 11 de julio de 1997.
  • Las disposiciones legales incorporadas en la Ley N° 17.798.
  • Resolución N° 01110 del Servicio Nacional de Aduanas del 12 de abril de 2000 que dispone que toda importación o exportación de sustancias químicas incorporadas en las Listas 1, 2 y 3 de la CAQ, debe contar con la aprobación y autorización de la Autoridad Nacional para las armas químicas.

SOLICITUD DE REGISTRO

SOLICITUD DE REGISTRO EN LA AUTORIDAD NACIONAL PARA LA CONVENCIÓN DE ARMAS QUÍMICAS

Recuerde que para este trámite debe adjuntar los siguientes documentos:

Persona Natural: Fotocopia de la Cédula de Identidad. – Copia de las iniciación de actividades ambas legalizadas ante notario.-

Persona Jurídica: Fotocopia del RUT de la Empresa legalizada ante notario.-

SOLICITUD PARA IMPORTAR

SOLICITUD PARA IMPORTAR

Recuerde que para este trámite debe adjuntar los siguientes documentos:

SOLICITUD PARA EXPORTAR
REGISTRO PARA ALMACÉN PARTICULAR
CERTIFICADO DE DESTINO
FORMULARIO DE DECLARACIÓN DE INSTALACIÓN

Autoridad Nacional

cabportada1Mediante Decreto Supremo Nº176 del 20 de agosto de 2007, la Dirección General de Movilización Nacional (DGMN) fue designada Autoridad Nacional de Chile para la Convención de Armas Biológicas (CAB). Las funciones de coordinación y de enlace eficaz de la Autoridad Nacional con los demás Estados Partes y organismos internacionales como la Organización de las Naciones Unidas se efectuarán a través del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Corresponderá a la DGMN, sin prejuicio de las disposiciones contenidas en la Ley Nº 17.798 sobre Control de Armas, Explosivos y Elementos Similares recabar información sobre las sustancias toxínicas, biológicas y las instalaciones de los organismos nacionales públicos y privados que tengan relación directa e indirecta con estas materias.

Además, la DGMN deberá fiscalizar en todo el país el cumplimiento de las obligaciones que la CAB impone al Estado de Chile.

Una de las funciones específicas de la Autoridad Nacional en lo referido a la CAB es el envío del informe anual del “Anexo de la Declaración Final sobre Medidas de Fomento de la Confianza” a la Oficina de Desarme de las Naciones Unidas con sede en Ginebra, Sui

ANEXO DE LA DECLARACIÓN FINAL SOBRE MEDIDAS DE FOMENTO DE LA CONFIANZA

Durante la Segunda Conferencia de Examen (1986), los Estados Partes para la Convención de Armas Biológicas acordaron introducir Medidas de Fomento de la Confianza con el propósito de “prevenir o reducir la ocurrencia de ambigüedades, dudas y sospechas y con el objeto de fomentar la cooperación internacional en el campo de las actividades pacíficas de la biología”. Las Medidas de Fomento de la Confianza fueron elaboradas durante la reunión de expertos técnicos y científicos de 1987 con el propósito de fomentar la transparencia e intercambiar información, para luego ser modificadas y actualizadas durante la Tercera Conferencia de Examen de 1991. La Séptima Conferencia de Examen de 2011 revisó estas Medidas, así como también los formularios correspondientes para su remisión anual, las cuales se resumen en seis medidas de la A a la G:

A. Parte 1:      Intercambio de datos sobre centros y laboratorios de investigación.

“Intercambio de datos, incluidos el nombre, la ubicación, el ámbito y la descripción general de las actividades, respecto de los laboratorios y centros de investigación que satisfacen normas nacionales o internacionales de seguridad muy estrictas establecidas para la manipulación, con fines permitidos, de materiales biológicos que plantean un alto riesgo individual y comunitario o se especializan en actividades biológicas permitidas que están directamente relacionadas con la Convención.

Parte 2: Intercambio de información sobre los programas nacionales de investigación y desarrollo para la defensa biológica.

Con el objeto de acrecentar la transparencia de los programas nacionales de investigación y desarrollo en materia de defensa biológica, los Estados Partes declararán si llevan o no a cabo tales programas. Los Estados Partes convinieron en facilitar información detallada sobre sus programas de investigación y desarrollo para la defensa biológica, proporcionando resúmenes de los objetivos y costos de las iniciativas desarrolladas por contratistas y en otras instalaciones. Si no se lleva a cabo ningún programa de investigación y desarrollo en esta materia, se presentará un informe negativo.

B. Intercambio de información sobre brotes de enfermedades infecciosas o fenómenos análogos causados por toxinas.

Intercambio de información sobre los brotes de enfermedades infecciosas y fenómenos análogos causados por toxinas y sobre todos los fenómenos que parezcan desviarse de las pautas normales en lo que respecta al tipo, desarrollo, lugar o el momento de aparición. La información proporcionada sobre los fenómenos que parecen desviarse de la pauta normal incluirá, tan pronto como se disponga de ellos, datos sobre el tipo de enfermedad, la zona aproximada afectada y el número de casos.

C. Aliento de la publicación de resultados y promoción del empleo de conocimientos.

“Fomento de la publicación de resultados de investigaciones biológicas relacionadas directamente con la Convención en revistas científicas a disposición general de los Estados Partes, así como promoción del empleo con fines permitidos de los conocimientos obtenidos en dichas investigaciones”.

E. Declaración de la legislación, reglamentos y otras medidas

Como indicación de las medidas que han sido adoptadas para aplicar la Convención, los Estados Partes declararán si han incorporado legislación, reglamentos u otras medidas:

F. Declaración de actividades anteriores en programas de investigación y desarrollo biológico con fines ofensivos y/o defensivos

Con el objeto de acrecentar la transparencia y la apertura, los Estados Partes declararán si han realizado o no algún programa de investigación y desarrollo biológicos con fines ofensivos y/o defensivos desde el 1 de enero de 1946. En caso afirmativo, los Estados Partes proporcionarán información sobre esos programas.

G.     Declaración de las instalaciones de producción de vacunas

Para acrecentar aún más la transparencia de la investigación y el desarrollo biológicos relacionados con la Convención y ampliar los conocimientos científicos y técnicos según lo convenido en el artículo X, de la Convención de Armas Biológicas cada Estado Parte declarará todas las instalaciones, tanto gubernamentales como no gubernamentales, que estén dentro de su territorio o sometidas a su jurisdicción o control en cualquier parte y que produzcan vacunas con autorización del Estado Parte para la protección de los seres humanos.

Convención

Como resultado de los esfuerzos prolongados de la comunidad internacional para establecer un nuevo instrumento que complementara el Protocolo de Ginebra de 1925, la “Convención sobre la Prohibición del Desarrollo, la Producción y el Almacenamiento de las Armas Bacteriológicas (Biológicas) y Toxínicas y sobre su Destrucción” (CAB) fue abierta a la firma el 10 de abril de 1972 y entró en vigor el 26 de marzo de 1975, convirtiéndose así en el primer tratado de desarme multilateral que prohíbe la producción y el empleo de una categoría completa de armas de destrucción masiva. Actualmente, 165 países son Estados Parte de esta Convención, incluido Chile, 12 son signatarios y 19 son Estados no Miembros.

Nuestro país firmó la CAB el 10 de abril de 1972 y la ratifica el 22 de abril de 1980. Fue promulgada mediante Decreto N° 385 del 5 de mayo de 1980 y publicada en el Diario Oficial N° 30.708 del 7 de julio de 1980. La Dirección General de Movilización Nacional es la Autoridad Nacional y el organismo asesor del Ministerio de Defensa Nacional en relación con este tratado y anualmente elabora un documento oficial denominado “Anexo de la Declaración Final Sobre Medidas de Fomento de la Confianza”, el que es remitido a la Oficina de Asuntos de Desarme de las Naciones Unidas.

Los 15 artículos de la CAB

Convención sobre la prohibición del desarrollo, la producción y el almacenamiento de armas bacteriológicas (biológicas) y toxínicas y sobre su destrucción

Abierta a la firma en Londres, Moscú y Washington el 10 de abril de 1972

Los Estados Partes en la presente Convención,

Resueltos a actuar con miras a lograr progresos efectivos para un desarme general y completo que incluya la prohibición y la eliminación de todos los tipos de armas de destrucción en masa, y convencidos de que la prohibición del desarrollo, la producción y el almacenamiento de armas químicas y bacteriológicas (biológicas) y su eliminación, con medidas eficaces, han de facilitar el logro de un desarme general y completo bajo estricto y eficaz control internacional,

Reconociendo la gran importancia del Protocolo relativo a la prohibición del empleo en la guerra de gases asfixiantes, tóxicos o similares y de medios bacteriológicos, firmado en Ginebra el 17 de junio de 1925, así como el papel que ese Protocolo ha desempeñado y sigue desempeñando para mitigar los horrores de la guerra,

Reafirmando su adhesión a los principios y objetivos de ese Protocolo e instando a todos los Estados a observarlos estrictamente,

Recordando que la Asamblea General de las Naciones Unidas ha condenado, en varias ocasiones, todos los actos contrarios a los principios y objetivos del Protocolo de Ginebra del 17 de junio de 1925,

Deseando contribuir a reforzar la confianza entre las naciones y a mejorar en general la atmósfera internacional,

Deseando asimismo contribuir a la realización de los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas,

Convencidos de la importancia y urgencia de eliminar de los arsenales de los Estados, con medidas eficaces, armas de destrucción en masa tan peligrosas como las que emplean agentes químicos o bacteriológicos (biológicos),

Reconociendo que un acuerdo sobre la prohibición de las armas bacteriológicas (biológicas) y toxínicas representa un primer paso posible hacia el logro de un acuerdo sobre medidas eficaces para prohibir asimismo el desarrollo, la producción y el almacenamiento de armas químicas, y decididos a continuar las negociaciones con ese fin,

Resueltos en bien de toda la humanidad a excluir completamente la posibilidad de que los agentes bacteriológicos (biológicos) y las toxinas se utilicen como armas,

Convencidos de que el empleo de esos métodos repugnaría a la conciencia de la humanidad y de que no ha de escatimarse ningún esfuerzo para conjurar ese peligro,

Han convenido en lo siguiente:

Artículo 1

Cada Estado Parte en la presente Convención se compromete a no desarrollar, producir, almacenar o de otra forma adquirir o retener, nunca ni en ninguna circunstancia:

1. Agentes microbianos u otros agentes biológicos, o toxinas, sea cual fuere su origen o modo de producción, de tipos y en cantidades que no estén justificados para fines profilácticos, de protección u otros fines pacíficos;

2. Armas, equipos o vectores destinados a utilizar esos agentes o toxinas con fines hostiles o en conflictos armados.

Artículo 2

Cada Estado Parte en la presente Convención se compromete a destruir o a desviar hacia fines pacíficos lo antes posible, y, en todo caso, dentro de un plazo de nueve meses contado a partir de la entrada en vigor de la Convención, todos los agentes, toxinas, armas, equipos y vectores especificados en el artículo 1 de la Convención que estén en su poder o bajo su jurisdicción o control. Al aplicar lo dispuesto en el presente artículo deberán adoptarse todas las medidas de precaución necesarias para proteger a las poblaciones y el medio.

Artículo 3

Cada Estado Parte en la presente Convención se compromete a no traspasar a nadie, sea directa o indirectamente, ninguno de los agentes, toxinas, armas, equipos o vectores especificados en el artículo 1 de la Convención, y a no ayudar, alentar o inducir en forma alguna a ningún Estado, grupo de Estados u organizaciones internacionales a fabricarlos o adquirirlos de otra manera.

Artículo 4

Cada Estado Parte en la presente Convención adoptará, en conformidad con sus procedimientos constitucionales, las medidas necesarias para prohibir y prevenir el desarrollo, la producción, el almacenamiento, la adquisición o la retención de los agentes, toxinas, armas, equipos y vectores especificados en el artículo 1 de la Convención en el territorio de dicho Estado, bajo su jurisdicción o bajo su control en cualquier lugar.

Artículo 5

Los Estados Partes en la presente Convención se comprometen a consultarse ya cooperar entre sí en la solución de los problemas que surjan en relación con el objetivo de la Convención o en la aplicación de sus disposiciones. Las consultas y la cooperación previstas en este artículo también podrán realizarse mediante procedimientos internacionales pertinentes en el ámbito de las Naciones Unidas y de conformidad con su Carta.

Artículo 6

1. Todo Estado Parte en la presente Convención que advierta que cualquier otro Estado Parte obra en violación de las obligaciones dimanantes de lo dispuesto en la Convención podrá presentar una denuncia al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. La denuncia deberá ir acompañada de todas las pruebas posibles que la sustancien, así como de una solicitud para que la examine el Consejo de Seguridad.

2. Cada Estado Parte en la presente Convención se compromete a cooperar en toda investigación que emprenda el Consejo de Seguridad, de conformidad con las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas, como consecuencia de la denuncia recibida por éste. El Consejo de Seguridad informará a los Estados Partes en la Convención acerca de los resultados de la investigación.

Artículo 7

Cada Estado Parte en la presente Convención se compromete a prestar asistencia o a secundarla, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas, a cualquier Parte de la Convención que la solicite, si el Consejo de Seguridad decide que esa Parte ha quedado expuesta a un peligro de resultas de una violación de la Convención.

Artículo 8

Ninguna disposición de la presente Convención podrá interpretarse de forma que en modo alguno limite las obligaciones contraídas por cualquier Estado en virtud del Protocolo relativo a la prohibición del empleo en la guerra de gases asfixiantes, tóxicos o similares y de medios bacteriológicos, firmado en Ginebra el 17 de junio de 1925, o les reste fuerza.

Artículo 9

Cada Estado Parte en la presente Convención afirma el objetivo reconocido de una prohibición efectiva de las armas químicas y, a tal fin, se compromete a proseguir negociaciones de buena fe con miras a llegar a un pronto acuerdo sobre medidas eficaces encaminadas a la prohibición de su desarrollo, producción y almacenamiento y a su destrucción, así como sobre las medidas oportunas en lo que respecta a los equipos y vectores destinados especialmente a la producción o al empleo de agentes químicos a fines de armamento.

Artículo 10

1. Los Estados Partes en la presente Convención se comprometen a facilitar el más amplio intercambio posible de equipo, materiales e información científica y tecnológica para la utilización con fines pacíficos de los agentes bacteriológicos (biológicos) y toxinas, y tienen el derecho de participar en ese intercambio. Las Partes en la Convención que estén en condiciones de hacerlo deberán asimismo cooperar para contribuir, por si solas o junto con otros Estados u organizaciones internacionales, al mayor desarrollo y aplicación de los descubrimientos científicos en la esfera de la bacteriología (biología) para la prevención de las enfermedades u otros fines pacíficos.

2. La presente Convención se aplicará de manera que no ponga obstáculos al desarrollo económico o tecnológico de los Estados Partes en la Convención o a la cooperación internacional en la esfera de las actividades bacteriológicas (biológicas) pacíficas, incluido el intercambio internacional de agentes bacteriológicos (biológicos) y toxinas y de equipo de elaboración, empleo o producción de agentes bacteriológicos (biológicos) y toxinas con fines pacíficos de conformidad con las disposiciones de la Convención.

Artículo 11

Cualquier Estado Parte en la presente Convención podrá proponer enmiendas a la misma. Esas enmiendas entrarán en vigor para cada Estado Parte que las acepte al ser aceptadas por una mayoría de los Estados Partes en la Convención y ulteriormente, para cualquier otro Estado Parte, en la fecha en que acepte esas enmiendas.

Artículo 12

Al cabo de cinco años de la entrada en vigor de la presente Convención, o antes de que transcurra ese plazo si así lo solicitan la mayoría de las Partes en la Convención y presentan a tal efecto una propuesta a los Gobiernos depositarios, se celebrará en Ginebra (Suiza) una conferencia de los Estados Partes en la Convención a fin de examinar la aplicación de la Convención para asegurarse de que se están cumpliendo los fines del preámbulo y las disposiciones de la Convención, incluidas las relativas a las negociaciones sobre las armas químicas. En ese examen se tendrán en cuenta todas las nuevas realizaciones científicas y tecnológicas que tengan relación con la Convención.

Artículo 13

1. La presente Convención tendrá una duración indefinida.

2. Cada Estado Parte en la presente Convención tendrá derecho, en ejercicio de su soberanía nacional, a retirarse de la Convención si decide que acontecimientos extraordinarios, relacionados con la materia que es objeto de la Convención, han comprometido los intereses supremos de su país. De ese retiro deberá notificar a todos los demás Estados Partes en la Convención y al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas con una antelación de tres meses. Tal notificación deberá incluir una exposición de los acontecimientos extraordinarios que esa Parte considere que han comprometido sus intereses supremos.

Artículo 14

1. La presente Convención estará abierta a la firma de todos los Estados. El Estado que no firmare la Convención antes de su entrada en vigor de conformidad con el párrafo 3 de este artículo podrá adherirse a ella en cualquier momento.

2. La presente Convención estará sujeta a ratificación por los Estados signatarios. Los instrumentos de ratificación y los instrumentos de adhesión se depositarán en poder de los Gobiernos de los Estados Unidos de América, el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, que por la presente se designan como Gobiernos depositarios.

3. La presente Convención entrará en vigor una vez hayan depositado sus instrumentos de ratificación veintidós Gobiernos, incluidos los Gobiernos que por la Convención quedan designados Gobiernos depositarios.

4. Para los Estados cuyos instrumentos de ratificación o de adhesión se depositaren después de la entrada en vigor de la presente Convención, la Convención entrará en vigor en la fecha del depósito de sus instrumentos de ratificación o de adhesión.

5. Los Gobiernos depositarios informarán sin tardanza a todos los Estados signatarios ya todos los Estados que se hayan adherido a la presente Convención de la fecha de cada firma, de la fecha del depósito de cada instrumento de ratificación o de adhesión a la Convención y de la fecha de su entrada en vigor, así como de cualquier otra notificación.

6. La presente Convención será registrada por los Gobiernos depositarios de conformidad con el Artículo 102 de la Carta de las Naciones Unidas.

Artículo 15

La presente Convención, cuyos textos en chino, español, francés, inglés y ruso son igualmente auténticos, se depositará en los archivos de los Gobiernos depositarios. Los Gobiernos depositados remitirán copias debidamente certificadas de la Convención a los Gobiernos de los Estados signatarios y de los Estados que se adhieran a la Convención.

CONFERENCIA DE ESTADOS PARTES DE LA CONVENCIÓN DE ARMAS BIOLÓGICAS Y TOXÍNICAS 2017

En Ginebra Suiza,  se encuentra personal de la DGMN, participando de la Conferencia de Estados Partes de la Convención sobre la Prohibición de Armas Biológicas y Toxínicas.

0 comments

CHILE PARTICIPA ACTIVAMENTE EN CONFERENCIA DE ESTADOS PARTES 2017

Representantes del Ministerio de Relaciones Exteriores y de la DGMN son parte activa de las conferencias.

0 comments

DIRECTOR GENERAL ASISTE A LA XIX REUNIÓN ANUAL DE AUTORIDADES NACIONALES EN LA HAYA

El Director General de Movilización Nacional, General de Brigada, Carlos Ricotti Velásquez,  junto a un asesor técnico para la aplicación de la Convención de Armas Químicas (CAQ) en Chile, asistieron a la XIX Reunión Anual de Autoridades Nacionales en la La Haya.

0 comments

DGMN EXPONE COMO AUTORIDAD NACIONAL PARA LAS CAQ Y CABT

El seminario se realizó en la Universidad de Concepción, y la ponencia se tituló “Armas de Destrucción Masiva y el Terrorismo”.

0 comments

DGMN CAPACITA A PERSONAL DE ADUANA DE TALCAHUANO

Personal de los Departamentos de Control de Armas y Explosivos junto al Departamento de Convenciones de Armas Químicas y Biológicas realizaron la capacitación. 

0 comments

DGMN PARTICIPA EN CHARLA DE CONTROL DE EXPORTACIONES

La Dirección General Movilización Nacional, representada por la Jefa del Departamento. de Convenciones y Regímenes de Control Internacional Mayor. (OSV) Marisol O`Ryan Alonso participó en charla de control de exportaciones organizada por la Asociación de Industriales Químicos (ASIQUÍM), con el objeto de analizar aspectos de la seguridad en el comercio exterior, en el marco de […]

0 comments

2018 Dirección General de Movilización Nacional / Ministerio de Defensa Nacional / Departamento de ComunicacionesDGMN